¿Por qué necesitamos incluir proteína y aminoácidos en nuestra dieta?

Las proteínas son los ladrillos que nuestro cuerpo utiliza para crecer y obtener fuerza y energía. Por eso es tan importante tomar suficiente cantidad de proteínas cada día. Una necesidad que, en determinadas etapas de la vida, es incluso más importante.

¡Todos necesitamos proteínas!

Todos necesitamos proteínas para mantener e incrementar nuestra masa muscular y también para mantener unos huesos sanos. Aunque la proteína es un componente fundamental dentro de una dieta equilibrada, cada persona necesita un consumo diferente de proteínas en función de su estilo de vida o actividad específica.

Las necesidades de proteína de cada persona dependen de varios factores individuales. Por ejemplo, si estás intentando mantener tu figura, bajar de peso, o si tienes una intensa actividad física, deberás prestar especial atención a tu ingesta de proteínas. Lo mismo ocurre con las personas mayores y con las mujeres embarazadas o que estén dando el pecho: sus necesidades de proteína son ligeramente superiores a la media.

¿Por qué necesitamos aminoácidos y proteínas?

Las proteínas están compuestas de aminoácidos, de los que hay hasta veinte tipos diferentes. Los tejidos musculares presentan una alta cantidad de aminoácidos. Éstos se encuentran también en otro tipo de tejidos. Además, están presentes en funciones fundamentales como el trasporte de nutrientes y otras muchas reacciones bioquímicas de nuestro cuerpo como son el control del crecimiento, la actividad hormonal, el funcionamiento del sistema inmunitario, las reacciones inflamatorias, la producción de neurotransmisores o el control de los niveles de acidez en el cuerpo humano. En todas estas reacciones, los aminoácidos están presentes. Una deficiencia de alguno de los aminoácidos podría causar un mal funcionamiento en este tipo de reacciones y procesos.

Nueve de los veinte aminoácidos están clasificados como esenciales: histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina. A diferencia del resto de aminoácidos, que sí pueden sintetizarse en el organismo a partir de los nueve esenciales, nuestro cuerpo no puede sintetizar los nueve aminoácidos esenciales, por lo que debemos obtenerlos a partir de lo que comemos.

¿Por qué la proteína de la leche es una gran fuente de proteínas?

La proteína de leche es una gran fuente de aminoácidos, ya que contiene los nueve aminoácidos esenciales que debemos incluir en nuestra dieta. Además, los aminoácidos contenidos en la proteína de la leche son de fácil absorción y digestión por lo que se convierte en una fuente rápida de energía para consumir, por ejemplo, después de hacer deporte.

El valor nutricional o la calidad de las proteínas varía en función de su composición de aminoácidos y depende en parte de la eficiencia con la que cada amino ácido es absorbido por el intestino delgado. En 2014, la FAO propuso el método DIAAS (Digestible Indispensable Amino Acid Score) para evaluar la calidad nutricional de las fuentes de proteína. Según este método, la proteína de leche es la fuente natural de aminoácidos con el valor nutricional más alto.

Algunos de los amino ácidos son esenciales y se deben obtener a través de nuestra dieta, ya que nuestro cuerpo no puede sintetizarlos. La proteína de la leche contiene todos los amino ácidos esenciales y, además, se encuentran en una composición de fácil absorción para el cuerpo humano

La proteína de la leche es una gran opción como fuente de aminoácidos, ya que, además, los productos lácteos contienen también otros nutrientes como minerales y vitaminas. Por este motivo, la leche y los productos lácteos son una parte muy importante de una dieta equilibrada.

¿Por qué la proteína es importante para el mantenimiento y crecimiento muscular?

La leucina, la isoleucina y la valina son aminoácidos principales en la composición del tejido muscular. Se les llama aminoácidos ramificados y son altamente efectivos en la síntesis de proteínas, un proceso biológico a través del cual las células transforman los aminoácidos en proteínas, que a su vez sirven para construir el músculo. Así es como la proteína contribuye al crecimiento y mantenimiento de la masa muscular cuando forma parte de una dieta equilibrada y variada, y se lleva un estilo de vida saludable.

El impacto de los aminoácidos ramificados en los músculos se ha estudiado tanto en atletas como en personas que llevan un estilo de vida relativamente sedentario. El consumo de aminoácidos ramificados antes del ejercicio ha demostrado que evita que el cuerpo necesite utilizar los aminoácidos de los músculos como fuente de energía durante una sesión de entrenamiento más larga, lo que ayuda a prevenir daños en el tejido muscular. Cuando se consumen después de las sesiones de entrenamiento, se ha demostrado que los aminoácidos de cadena ramificada aceleran la recuperación al promover la reparación del músculo y reducir el dolor muscular.

Conforme cumplimos años, nuestro cuerpo pierde la capacidad de utilizar las proteínas que ingerimos en la dieta y puede darse el caso de que comience a usar las proteínas de los músculos como fuente de energía. Por esta razón, es importante que las personas mayores sigan una dieta que contenga un aporte suficiente de proteína que les ayude a mantener su fuerza y masa muscular. Consumir proteínas en cada comida estimula la síntesis de proteína y ayuda a mantener la masa muscular.

De todas las fuentes de proteínas de la dieta, el suero de leche (whey) es el más rico en aminoácidos ramificados. Alrededor del 80% de las proteínas de la leche es caseína, mientras que alrededor del 20% es suero. Por este motivo, la leche y los productos lácteos son una fuente ideal de proteínas, incluso para personas con altos niveles de actividad física.